URGENCIAS +54 11 5320 0196CONSULTORIO +54 11 4823-0023 / 4806

La cirugía del pie, cada vez menos invasiva

23 abril, 2018

Operaciones indoloras y rápida reincorporación al mundo laboral

La cirugía, en general, cada vez es menos invasiva. Los avances tecnológicos han comportado, en la mayoría de casos, una reducción drástica del dolor y la inflamación, así como una recuperación más rápida después de una operación. La cirugía del pie se ha beneficiado mucho de todo ello.

Sin embargo, hace algunos años, la situación era totalmente diferente. Las operaciones del pie eran muy dolorosas, invalidantes para el paciente durante un largo periodo de tiempo y, además, requerían hospitalizaciones largas. Una experiencia que podía llegar a ser realmente “horrible” para los pacientes.

Los pacientes se curaban con dolor y sufrimiento; era algo que se consideraba normal, inherente a la cirugía. Fue a partir de entonces cuando se empiezan a introducir técnicas que intentan disminuir el sufrimiento del paciente. Es lo que conocemos como cirugía mínimamente invasiva.

La cirugía evoluciona con la sociedad

Hoy en día, la situación ha cambiado radicalmente, respecto a la década de los ochenta. “La cirugía ha evolucionado al mismo tiempo que la sociedad”. Los pacientes, además de querer evitar una experiencia tan dolorosa, no pueden permitirse interrumpir sus vidas durante un largo periodo de tiempo para operarse. La gente no tiene tiempo.

Es por eso que se busca, siempre que sea posible, que las intervenciones sean lo menos dolorosas posible, ambulatorias, estéticamente excelentes y que permitan una rápida reincorporación al mundo laboral y la vida cotidiana. Para conseguirlo, aplican una cirugía mínimamente invasiva.

La cirugía, cada vez menos invasiva

Se utiliza la cirugía percutánea que consiste en operar los pies a través de pequeñas incisiones de medio centímetro. A través de éstas, se introducen instrumentos adecuados que permiten corregir las deformidades del paciente, evitando siempre que sea posible los grandes cortes con grandes despegamientos cutáneos.

La utilización de técnicas anestésicas loco-regionales avanzadas es de gran importancia en conseguir un post operatorio confortable. Se opra por rehabilitaciones lo más personalizadas posibles.

Entre las intervenciones más habituales que realizan están las relacionadas con los juanetes, los dedos en martillo y la metatarsalgia.

Tras la operación, la respuesta de los pacientes que padecen patologías de este tipo es muy positiva.

Todo este proceso permite que los pacientes se reincorporen a la vida laboral de forma mucho mas rápida. De hecho, muchos pacientes ya trabajan una semana después de haberse sometido a la operación. Eso sí, siempre que sea posible y cuando la actividad laboral no sea de tipo físico.

En definitiva, la cirugía mínimamente invasiva ha comportado mejoras considerables, que tienen efectos positivos sobre la calidad de vida de los pacientes.