URGENCIAS +54 11 5320 0196CONSULTORIO +54 11 4823-0023 / 4806

Cómo la impresión 3D está transformando la medicina

14 febrero, 2018

A medida que pasan los años ya no estamos tan lejos de algunos escenarios futuristas que planteaban las películas o que podíamos soñar a partir de historias de ficción. La tecnología fue evolucionando y ocupando un lugar muy importante en casi todos los aspectos de nuestras vidas, y es así como con la ambición de algunos expertos y visionarios se pueden llegar a concretar proyectos impensados.

Una de las tecnologías que viene avanzando a grandes pasos en todo el mundo es la impresión 3D, la mayoría de analistas la consideran ya una de las tecnologías más prometedoras y con mayores posibilidades de expansión de este siglo, a la par con la energías alternativas.

En materia de medicina las predicciones aseguran que la impresión de órganos funcionales y compatibles será viable en las próximas décadas, haciendo de los trasplantes no sólo una técnica de último recurso, sino algo habitual.

¿Qué es la Impresión 3D?

La impresión 3D es una tecnología que permite crear objetos físicos desde un modelo digital. Según varios sitios expertos sus inicios fueron en los años 80’s bajo el nombre “prototipado rápido” porque ese era el propósito de la tecnología: realizar prototipos de forma rápida y económica.

La impresión 3D es un tipo de manufactura aditiva, porque su proceso no remueve material sino que lo adiciona capa por capa. Lo que se necesita es un modelo 3D del objeto que desea crear, diseñado con un software de modelación 3D (CAD – Computer Aided Design), o a partir de un scanner 3D. Y luego, además de la impresora, el material que se utilizará para crear el objeto en cuestión.

A nivel nacional

En nuestro país existe la Cámara Argentina de Impresión 3D y Fabricaciones Digitales la cual tiene como objetivo ser el punto de referencia de los principales actores que actúan en este campo, promoviendo la actividad mediante el conocimiento (Jornadas, congresos), la investigación y el desarrollo tecnológico (proyectos conjuntos) y la transferencia tecnológica (formación), desde un planteamiento colaborativo -a nivel nacional e internacional. Actualmente, en Argentina este tipo de tecnología se usa para fabricar prótesis, implantes, replicar órganos antes de una operación, producir objetos de decoración a pedido y hasta para crear una máquina automática de tragos.

¡Caso de éxito!

En Argentina, si bien la tecnología se usa desde alrededor del 2012 existe un caso destacada por el cual se hizo más popular la impresión 3D.

Hay que nombrar al inventor Gino Tubaro, fundador del emprendimiento Atomic Lab. A los 18 Gino comenzó a fabricar prótesis de manos con tecnología 3D a un costo de $ 250. En su momento, la iniciativa le valió el reconocimiento del presidente de Estados Unidos Barack Obama durante su visita a Buenos Aires. Actualmente con 23 años Gino junto con sus trabajadores y algunos voluntarios, produjeron cerca de 600 manos entregadas de forma gratuita con un  precio entre $250 y $450.

Fundador del emprendimiento Atomic Lab

El caso fue tan relevante que desde Burger King Argentina decidieron subirse a la movida creando la campaña “A dos manos”, recaudando fondos para que personas con discapacidad puedan disfrutar de sus hamburguesas:  https://www.youtube.com/watch?v=E4fApbVhljc

Campaña Burger King Argentina en asociación con Atomic Lab

La vuelta al mundo

Empresas como Nike han utilizado la impresión tridimensional para desarrollar parte de su calzado deportivo personalizado para atletas debido a los complejos diseños y la rapidez con la que se consiguen con un porcentaje de errores menor al proceso manual. Detrás de este gigante de la ropa deportiva se encuentran Adidas y la Liga de Fútbol Americano (NFL).

Duelo entre Nike y Adidas con tecnología de impresión 3D

En el caso de China, la potencia lleva la delantera en la bioimpresión de tejidos con un plan de financiación de 500 millones de dólares. Destaca en este campo la bio impresora 3D Regenovo, de la Universidad Hangzhou Dianzi, capaz de crear en una hora el cartílago de una oreja.

Actualmente, muchos médicos están implementando esta tecnología en distintas áreas como cirugía pediátrica, torácica, maxilofacial, cabeza y cuello y cardiovascular, entre otras. Una de las aplicaciones más comunes de sus producciones 3D es la de realizar biomodelos, que son réplicas exactas de la anatomía de un paciente.

En otros países como Honduras, el doctor Luis Tirso Boquín especialista en ortopedia, junto con ingenieros y alumnos de la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH) crearon el primer prototipo en el país de yeso sintético. Fue fabricado con poliéster alifático termoplástico en una impresora 3D. Una de las ventajas del producto es que se puede mejorar o quitar con facilidad, no provoca irritación y evita el sudor.

Futuro en medicina

En una nota con el diario La Nación Matías Bianucci, co-fundador de la empresa local Mirai 3D dedicada a aplicaciones médicas, afirmó que la impresión 3D mejorará la salud del mundo por tres razones principales. “Antes los productos médicos eran estándar, ahora uno puede diseñar un implante con la medida exacta que necesita el paciente. Otro punto interesante es que los hospitales podrán fabricar los productos que necesiten. Y, por supuesto, la impresión 3D de órganos revolucionará el mundo del trasplante”, enumera.