URGENCIAS +54 11 5320 0196CONSULTORIO +54 11 4823-0023 / 4806

Pie plano flexible en niños:

19 diciembre, 2017

El pie plano flexible (PPF) es uno de los principales motivos de consulta en la práctica del ortopedista infantil y objeto de preocupación por parte de los padres, quienes comparten la creencia popular de que será motivo de dolor o de discapacidad en el futuro de sus hijos. A esto se suma la práctica tradicional de los médicos de recomendar plantillas o zapatos especiales.

El pie plano se presenta con una ausencia o disminución del arco del pie durante la carga de peso. Este tipo de pie plano se caracteriza por ser una estructura esquelética normal, pero con mucha flexibilidad en sus articulaciones.

Cuando el niño se pone de pie y apoya su peso, el arco longitudinal se hunde y el talón se desvía hacia afuera. Suele corregirse cuando el paciente se coloca en puntas de pie o al flexionar el dedo gordo hacia arriba (maniobra de Jack), con lo que puede observarse la aparición del arco del pie.

El diagnóstico se realiza con el examen físico del niño y generalmente no hace falta hacer radiografías.

Antiguamente se creía que, a partir de los 2 años de vida, los niños que presentaban pie plano debían ser tratados con zapatos ortopédicos o con plantillas para favorecer la formación del arco longitudinal. Sin embargo, ya en el año 1989, el médico Denis Wenger demostró que el uso de calzado ortopédico no influye en la historia natural de la evolución del pie en los niños.

Múltiples estudios confirman el origen benigno de esta condición y la tendencia de su resolución en forma espontánea. Sin embargo, existe una predisposición por parte de ortopedistas a indicar plantillas, lo cual no sólo implica un gasto económico, sino también ciertas limitaciones en las actividades de los niños.

La mayoría de los pequeños con pie plano flexible no presentan síntomas, es decir, no manifiestan dolor, cansancio o inestabilidad, razón por la que en general el pie plano flexible no requiere ningún tratamiento. El calzado especial, las plantillas y los ejercicios no corrigen el pie plano.

El departamento de ortopedia y traumatología infantil de sanatorio Allende, único servicio de la ciudad de Córdoba reconocido por la Sociedad Argentina de Ortopedia y Traumatología Infantil, recomienda para los niños menores de 8 años únicamente la observación, sumada a una explicación clara y a un seguimiento periódico.

En el caso de niños y adolescentes, no se recomienda la cirugía para colocar un implante en el pie. La cirugía reconstructiva del pie es compleja y requiere un período de recuperación prolongado. Este procedimiento queda reservado para casos poco frecuentes de pie plano doloroso y grave que no responden a medidas conservadoras, como plantillas, estiramiento y fortalecimiento.

En resumen, el pie plano flexible corresponde a una condición normal en niños pequeños, que tiende a la corrección espontánea y que cursa en forma asintomática, por lo que el uso de plantillas o de zapatos correctores no sería necesario en algunos casos.

Fuente: La Voz