URGENCIAS +54 11 5320 0196CONSULTORIO +54 11 4823-0023 / 4806

Tendón de Aquiles

31 marzo, 2017

Que su médico recomiende una cirugía para un tendón de Aquiles roto podría depender en parte de su edad y nivel de actividad.

El tendón de Aquiles es una banda de tejido que baja por la parte trasera de la pierna inferior y que conecta a la pantorrilla con el talón. Una ruptura es una rasgadura completa o parcial del tendón que deja al talón separado o parciamente separado de la rodilla.

La duración de la recuperación de este tipo de lesión varía dependiendo de si el paciente se somete a un tratamiento quirúrgico o no quirúrgico.

“Los procesos de tratamiento dependen de la salud general, el nivel de actividad y la capacidad de seguir un protocolo de rehabilitación funcional del paciente”, señaló el Dr. Jeffrey McAlister, cirujano de pie y tobillo en Sun City West, Arizona.

McAlister y otros especialistas hablaron sobre los avances en el tratamiento de la ruptura del tendón de Aquiles en una reunión reciente del Colegio Americano de Cirujanos de Pie y Tobillo (American College of Foot and Ankle Surgeons), en Las Vegas.

Típicamente, los pacientes menos activos y con un mal estado de salud reciben un tratamiento no quirúrgico, dado que no intentan volver a los deportes activos, dijo McAlister en un comunicado de prensa del colegio. Pero este método por lo general conlleva un largo periodo de rehabilitación y recuperación, de 9 a 12 meses. Esos pacientes también podrían estar en un mayor riesgo de unos coágulos sanguíneos potencialmente peligrosos debido a la inactividad durante ese periodo.

“En los pacientes más atléticos y más jóvenes, la opción quirúrgica podría ser la mejor”, planteó el Dr. Michael VanPelt, cirujano de pie y tobillo de Dallas. “Anticipamos que esos pacientes tienen unos tiempos de curación más reducidos”.

Pero como el tendón de Aquiles tiene un flujo sanguíneo bajo, la curación tras la cirugía puede ser difícil.

“Los avances en las técnicas quirúrgicas para reparar el tendón de Aquiles incluyen limitar la incisión, o una incisión más pequeña, métodos quirúrgicos para ayudar a los pacientes a tener cicatrices más pequeñas, y menos probabilidades de complicaciones de la herida”, comentó el Dr. Jason Kayce, cirujano de pie y tobillo de Phoenix.

Causas de la rotura del tendón de Aquiles

Cuando la rotura se produce en gente joven las causas suelen ser desviaciones anatómicas que producen una tracción anormal, en el deporte malos gestos y repetitivos, y el uso de corticoides.

La causa traumática más común es la contracción brusca del tendón. Tenemos que tener en cuenta que el tendón de Aquiles es biarticular, tiene que existir un movimiento sincronizado entre tobillo y rodilla, relajación de uno cuando se contrae el otro, al provocarse una descoordinación puede producirse una tensión brusca y romperse.

También puede suceder cuando exigimos un estiramiento más fuerte de lo que puede soportar al realizar una flexión dorsal del pie con la rodilla estirada o con el pie en flexión dorsal y llevar la rodilla a extensión.

Suele afectar a personas de entre 30 a 50 años normalmente por la sobrecarga en la práctica de algún deporte realizado de forma esporádica, sin realizar un programa de fortalecimiento y estiramientos que previenen este tipo de lesiones. Es muy común en deportes como fútbol, baloncesto, squash, en carreras de velocidad o en actividades de saltos, esquí y patinaje artístico.

Factores de riesgo para sufrir roturas del tendón de Aquiles

Hay condiciones por las cuales el tendón se puede encontrar debilitado y tener más riesgo de una rotura:

  • Estructura del hueso anormal, pie cavo y pie plano.
  • Roturas anteriores.
  • Inflamación crónica, así como enfermedades como la artritis reumatoide, diabetes.
  • Edad, menor flexibilidad del tendón y mayor posibilidad de rotura.
  • Ciertos medicamentos como los esteroides o ciertos antibióticos.
  • Sobrepeso.
  • Tratamiento de la rotura del tendón de Aquiles.

El tratamiento tiene el objetivo de recuperar la fuerza del tendón y la función completa del tobillo. Existen dos métodos:

Método conservador.
Con cirugía.

Existe mucha controversia a la hora de elegir entre los dos tratamientos, cuál conviene más en cada caso, se pueden leer diferentes artículos y encontrar variedad de opiniones al respecto. Yo voy a exponer lo que mi experiencia me dice.

El método conservador está enfocado para roturas parciales del tendón, en personas de avanzada edad, con poca actividad y en personas con problemas médicos subyacentes. Tiene la ventaja de no presentar los riesgos inherentes a la cirugía. Es necesario la inmovilización de 2 a 3 meses, primero con yeso de 8 a 10 semanas dejando libre la rodilla, durante las 4 o 6 primeras semanas el pie debe estar en posición equina y con prohibición de apoyo. El paso siguiente es disminuir la posición equina del pie y empezar el apoyo con una bota de marcha. Una vez finalizada esta etapa se comienza la recuperación funcional.

En la recuperación funcional es importante la recuperación muscular y del rango de movimiento, por lo tanto comenzaremos a realizar movilizaciones pasivas y activas, incluyendo ejercicios de resistencia progresiva. Estos se realizarán hacia la flexión dorsal y plantar y también hacia la prono-supinación. Los estiramientos del tendón se deben de hacer muy lentamente, incluyendo un masaje para toda la zona trasera de la pierna. También TENS, ultrasonidos y láser. Importante añadir ejercicios de propiocepción.

Os dejo dos videos de auto-masaje y tratamiento enfocados hacia una tendinitis pero que nos puede ayudar igualmente en este caso para relajar la zona. Siempre con la supervisión de tu fisioterapeuta, él conoce tu evolución.

fuente:

Intramed
fisioterapiaonline